LAGUNA DEL FLORIDO – 2 DÍAS

Una hermosísima laguna alto-andina, que supo mantener su encanto y sus secretos por su lejanía, de la cual sale el río Maravillas… sin olvidar los lindos momentos compartidos con los arrieros que viven a su proximidad!!

Seguiremos en auto el hermoso río Ñuble hacia la frontera con Argentina, y luego su afluente el río El Sauce hasta llegar a la localidad de Pichirincón, donde están las últimas casas del valle y donde empezaremos a caminar. La “huella” que sube a la laguna no es muy clara, empezando por una loma parada y árida erosionada por las cabras. Pero la dificultad del paseo se recompensa totalmente por el hermoso paisaje con el cual uno se encuentra arriba llegando a la laguna.

Descripción

Será necesario quedarse por lo menos 2 noches en San Fabián de Alico, una antes y una después del paseo (le podemos ofrecer varias opciones para alojarse de acuerdo a su presupuesto).

Saldremos del pueblo en auto por la mañana. El viaje en vehículo hasta Pichirincón dura 2 horas. Pararemos a varios miradores sobre el hermoso río Ñuble o las montañas. Iremos bordeando el Ñuble hacía el Este hasta la localidad de los Sauces, y seguiremos hacia el Norte hasta Pichirincón, donde empieza la caminata. Subiremos una loma árida durante más o menos una hora, antes de parar a almorzar debajo de un bosque de robles. De allí, seguiremos subiendo poco a poco, cruzando varios esteros y pasando por bosques de Nothofagus hasta llegar a la laguna donde podremos bañarnos en verano. En la noche cocinaremos y disfrutaremos del paisaje y del cielo estrellado. Al día siguiente tomaremos un buen desayuno antes de bajar. De vuelta a Pichirincón, estiraremos las piernas y volveremos hacía el pueblo de San Fabián en vehículo.

Cuando lleguemos a San Fabián de Alico, podemos visitar los artesanos del pueblo. Si desean se puede organizar un asado con un cordero o chivo al palo para la cena de cualquier día en la cordillera o de vuelta al pueblo

Tiempo requerido: dos días

Dificultad: media

Estación: primavera-verano-otoño